PLATAFORMA CONTRA LA IMPUNIDAD DEL FRANQUISMO: BALANCE PARA UN III ANIVERSARIO:

Nacimos tras la gran manifestación del 20 de abril de 2010, a consecuencia del procesamiento del Juez B. Garzón por el Juzgado Central nº 5 de la Audiencia Nacional, por haber intentado investigar los delitos cometidos por el franquismo.

Esta Plataforma reúne a personas, entidades y grupos diferentes; pero con un objetivo común. Este objetivo es acabar con la impunidad de los crímenes cometidos por el franquismo: por su política de genocidio durante la guerra civil, por el ejercicio de una dictadura fascista durante 36 años y también, por la continuidad de los aparatos jurídico, policial y militar en el proceso de transición a la democracia. La Plataforma da voz a las víctimas a través de las demandas de VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION, conceptos fundamentales para vivir en una sociedad plenamente democrática, una sociedad que haya asumido su historia, sin manipulaciones y que rinda homenaje y reconocimiento a cuantos lucharon y murieron por defender una sociedad más libre, justa y democrática. Es un error, pues, considerar estas aspiraciones como relativas a “tiempos pasados”.

Desde hace tres años, la Plataforma convoca todos los jueves, de 20 a 21 horas en verano y de 19 a 20 horas en invierno, en la simbólica Puerta del Sol de Madrid. En esa hora realizamos la que se empezó a conocer como “Ronda de la Dignidad”. Y así vamos a seguir hasta conseguir se atiendan nuestras inexcusables exigencias, tras más de 160 semanas. Las víctimas de aquel genocidio han sido olvidadas por todos los gobiernos del Régimen de la Transición. Un régimen, que no ha arbitrado medidas jurídicas, políticas ni éticas para saldar la deuda contraída por el país con los miles de represaliados, torturados, expoliados y asesinados durante el franquismo (muchos de ellos en ese edificio ante el que nos detenemos en cada ronda, sede entonces de la sanguinaria Brigada Político-Social). Los restos de muchos de ellos se hallan en fosas comunes esparcidas por todo el país, sin que los poderes públicos, hagan nada por remediarlo y devolver a sus deudos la posibilidad de darles un reposo digno.

En estos tres años también hemos cambiado, la sociedad ha cambiado, los gobiernos y las fuerzas sociales han cambiado. En cambio, la Plataforma y su Ronda de la Dignidad ahí permanecen. Han sido tres años de ricas experiencias colectivas, de importantes acontecimientos y profundas convulsiones sociales. En ese sentido queremos destacar:

1º. La Plataforma de acuerdo con su naturaleza, sigue apostando por la movilización como instrumento necesario del cambio social y como referencia primordial de nuestra existencia. Así lo seguiremos haciendo: la movilización es presión sobre los poderes públicos, la movilización permite que la sociedad visualice que hay una demanda insatisfecha y la movilización determina que el protagonismo corresponde a la sociedad civil y no a personalidades o grupos. Nuestra permanencia y persistencia es un indicador de que la impunidad sigue vigente y así seguiremos mientras la verdad, la justicia y la reparación sigan ausentes de la sociedad española. Pero no queremos que la Ronda de la Dignidad sea patrimonio exclusivo de la Plataforma, queremos que esta experiencia sea compartida por el conjunto de organizaciones que se identifican con la recuperación de la memoria democrática y anti-fascista. España es el único país en que se puede ser demócrata sin ser anti-fascista.

2º. Nos reafirmamos en el Manifiesto-Programa de la Plataforma. En él, resumimos nuestras aspiraciones, el por qué luchamos y como combatimos la impunidad:

Hay demandas de naturaleza jurídica: Declaración de nulidad de los procedimientos judiciales del franquismo. Derogación de la Ley de Amnistía de 1977. Modificación en sentido progresista la Ley de Memoria Histórica de 2007. Aplicación de la normativa referente al Derecho Internacional y a la legislación sobre Derechos Humanos. Señalamos la obligatoriedad y responsabilidad de de la Justicia española en la persecución de los crímenes del franquismo. También la creación de una Fiscalía especializada y la inclusión en el Código Penal de los delitos de desaparición forzada o el de apología del fascismo.

Igualmente incluimos exigencias democráticas a los poderes e instituciones públicas: Recordamos la responsabilidad de los poderes públicos en la localización, exhumación e identificación de las miles y miles de víctimas que permanecen en las fosas repartidas por los campos, cementerios y cunetas de este país. La retirada de la simbología franquista del patrimonio cultural y urbano. El reconocimiento de la guerrilla anti-franquista, de los bebés robados, de las víctimas del trabajo esclavo, del trato humillante dispensado a las mujeres, de los detenidos, torturados y represaliados. No olvidamos la necesaria reparación material de las víctimas y la devolución de los bienes incautados.

Por último, una reivindicación de naturaleza política: Queremos la ilegalización de los partidos y organizaciones políticas, sociales, culturales… de naturaleza e identidad fascista, por constituir una amenaza para el ejercicio del pluralismo y de las libertades democráticas de la ciudadanía.

3º. En estos tres años, la Plataforma se ha incorporado a la RED AQUA y a la PLATCOM VERDAD. Hemos presentado en torno a 150 demandas-querellas ante la Justicia Argentina y aunque esto nos produzca una legítima

satisfacción, un pequeño desquite, no deja de ser indicativo de la pervivencia de la impunidad en nuestro país, una tarea necesaria para dejar al desnudo la naturaleza neo-franquista de la Justicia española. Por otra parte, es necesaria la construcción de un cuerpo jurídico-político-histórico-institucional-internacional, que permita conocer a la sociedad española y condenar la barbarie, ilegalidad e ilegitimidad de lo que fue la dictadura franquista y sus pervivencias que han contaminado y en numerosos casos, arruinado, la democracia que disfrutamos en nuestro país. Sin duda, una democracia escasamente democrática, limitada y escuálida.

4º. En todo este tiempo una pregunta nos ha asaltado en cada debate y en cada reflexión colectiva en la que hemos participado: El fin de la impunidad y la conquista de la verdad, la justicia y la reparación ¿tienen cabida bajo el actual régimen jurídico-político? ¿es compatible el Régimen de la Reforma con la condena del franquismo? Estas preguntas no las respondemos, pero la Plataforma forma parte, junto al movimiento sindical, los movimientos sociales, las Asambleas Populares del 15-M, las “Mareas” y “Plataformas” de esa formidable movilización social que hoy defiende la apertura de un nuevo proceso constituyente, la democratización de la economía y la defensa del Estado de Bienestar.

Contra una agresión social sin precedentes, contra la precarización de la vida que la “alianza de las élites” quieren imponernos, queremos formar parte de ese “bloque social democrático”, una especie de “contrapoder social”, de esa “Marea Ciudadana” que movilización a movilización grita ¡Si luchamos, los echamos! Nuestra humilde “marea tricolor” no es neutral ni indiferente al grave conflicto social que hoy vivimos, pues entendemos que la impunidad de los banqueros, de la patronal, de la Iglesia, de los grupos mediáticos de la “caverna”, de un aparato de Estado profundamente antidemocrático, no es, ni más ni menos, que consecuencia de la impunidad heredada del franquismo.

5º. La Plataforma queremos que nuestras aspiraciones formen parte de la “agenda política” de los poderes e instituciones de este país. Eso será que nuevas expectativas de cambio se abrirán camino en la sociedad española. Una esperanza para el desarrollo de un Estado más libre, justo y democrático. En nuestro pensamiento la idea de que las reivindicaciones de las víctimas puedan convertirse en exigencias democráticas de la sociedad toda. La lucha contra la impunidad del franquismo no deja de expresar una lucha radical por la democracia y simultáneamente una lucha por una democracia radical. La destrucción de la memoria imposibilita la construcción de un proyecto democrático duradero.

Cierto es que la Transición no fue lo que esperábamos, en tiempos tan tempranos como 1979, Lluis Llach compuso “No es aixó”: No es esto, compañeros, no es esto por lo que murieron tantas flores, por lo que lloramos

tantos anhelos, es preciso ser valientes otra vez, y decir no, amigos míos, no es esto”.

Vázquez Montalbán afirmaba que los historiadores pueden investigar, explicar e interpretar los acontecimientos y fenómenos históricos, pero difícilmente pueden captar el “aroma de la memoria”.

Ese “aroma” nos invita a incorporarlo como un elemento activo del presente, el hilo que nos permite comprender de dónde venimos para cambiar lo que somos. El futuro no está escrito ni determinado de antemano, queremos que los horrores padecidos por las generaciones que sufrieron la Dictadura se inscriban en la memoria colectiva, pues solo de esa manera daremos una nueva oportunidad a los que tantos y tan generosos sacrificios realizaron.

Felicidades, por tanto, a todas y todos. Que las generaciones más jóvenes entiendan y no olviden cómo fueron aquellos terribles años.

¡ADELANTE CON EL PRCESO JUDICIAL AL FRANQUISMO!

¡POR LA VERDAD, LA JUSTICIA Y LA REPARACION!

PLATAFORMA CONTRA LA IMPUNIDAD DEL FRANQUISMO

MADRID, 31 de mayo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s