RESUMEN TALLER “NIÑAS RECLUÍDAS EN EL PREVENTORIO INFANTIL DOCTOR MURILLO DE GUADARRAMA”

RESUMEN TALLER “NIÑAS RECLUÍDAS EN EL PREVENTORIO INFANTIL DOCTOR MURILLO DE GUADARRAMA”

Ponentes: Ángela Fernández Carballeda y Alicia García Romera

Expusimos en el áula fotografías relativas a la infancia durante la Guerra Civil y el franquismo; del Preventorio de Guadarrama; de niñas internas y de cuidadoras. También del libro “Las Desterradas Hijas de Eva”. Asimismo, párrafos de los testimonios personales de las once mujeres que nos personamos en la querella argentina.

Estuvieron presentes en el taller alrededor de 30 personas.

La ponencia:

Hablamos del origen de los preventorios y de cómo, acabada la Guerra Civil, Mercedes Sanz Bachiller, junto a un compañero de Falange, ampliaron el campo de actuación respecto al gran negocio que suponía la ” OBRA DE LA MADRE Y EL NIÑO” dentro del Auxilio Social. Recibiendo para ello suculentas cantidades de dinero por parte del gobierno. Los niños fueron el material para este negocio, colegios, hospicios, preventorios, reformatorios….., un material siempre a punto, dadas las condiciones de miseria del país, y el miedo, por la represión a la que se sometía a la mayor parte de la población ( perdedores) de la guerra provocada por el golpe fascista. La gran meta de Falange, aliada con Franco, era” adiestrar” a los niños convenientemente, para crear adultos, sometidos, aterrados, esclavos mudos, que sirvieran a sus intereses sin rechistar, robándoles la identidad, las raíces familiares, su propia vida emocional, todo al más puro estilo nazi. Las métodos que emplearon para ello, son los que se narran a continuación.

Entre los años 1946 y 1975 estuvo en funcionamiento el Preventorio Infantil Doctor Murillo de Guadarrama (Madrid). Esta institución dependía del Patronato Nacional Antituberculoso, organismo autónomo del Ministerio de la Gobernación. Su objetivo era facilitar a niñas de todo el país unas vacaciones (colonias preventoriales) que les permitiera estar en contacto con la naturaleza gozando de cuidados y buena alimentación. Las niñas accedían al Centro por varias vías: reclutamiento desde los colegios animadas por la propaganda de la Sección Femenina; a través de Dispensarios médicos de los barrios; por tener familiares en contacto con la enfermedad de la tuberculosis o por recomendación de los patronos de los padres o madres, entre otras. Las niñas tenían que pasar un examen médico previo, que certificara su buena salud. Obviamente, la inmensa mayoría de estas niñas procedían de familias pobres y es fácil deducir de familias republicanas, por tanto “perdedoras”. Su edad era de 5 a 13 años, incluso más. La estancia fijada en principio era para 3 meses. Muchas niñas estuvieron más de 6 meses. En ningún momento se permitía la salida al exterior, ni acompañadas de los padres durante las visitas.

El tratamiento que se dio a las internas en el Preventorio lo resumimos en los siguientes hechos:

Al llegar al Preventorio de Guadarrama eran despojadas de sus ropas y objetos personales. Se les cortaba el pelo y eran “desinfectadas”.

La correspondencia estaba censurada, impidiéndoles comunicar su estado a sus padres. Las menores eran objeto de bofetadas y palizas por parte de las “cuidadoras”.

Sólo estaba permitido beber dos vasos de agua al día. La comida, en mal estado, acostumbraba a ser vomitada. Las menores eran forzadas a ingerir su propio vómito.

Los pinchazos y supuestas “vacunas”, que se ignora si estaban justificadas en el protocolo médico,

se producían con excesiva frecuencia, por lo que se desconoce si fueron utilizadas como conejillos de indias. No se entregaba a los padres historial de tratamientos médicos.

Eran obligadas a realizar sus necesidades biológicas en menos de diez segundos, y bajo la cuenta de las “cuidadoras”. No tenían libertad individual de acudir al baño.

Las duchas pasaban por un proceso de humillación en el que todas, completamente desnudas y en fila, eran introducidas a empujones, bajo chorros de agua muy fría o muy caliente. A las más desarrolladas se las apartaba del grupo para que un individuo las fotografiara, al menos en alguna ocasión está testimoniado.

Los castigos consistían en derretir cera caliente sobre las palmas de las manos, quemar el trasero con cerillas a las que se hacían pis en la cama; aislar a las menores en cuartos oscuros durante toda la noche y amenazarlas con cualquier tipo de sometimiento si se informaba a los padres del trato recibido.

A las que caían enfermas, las ingresaban en un edificio denominado “casita” y no les permitían a los padres visitarlas.

Hay testimonios de abusos sexuales por parte del capellán y de otro individuo.

Conclusión:

Se entabló un interesante debate con gran carga emotiva. Incluso por alguna mujer se reconoció haber pasado por experiencias parecidas de niña en un centro similar, y que hasta este momento no lo había ver balizado.

Expusimos los motivos que nos han decido a personarnos en la querella argentina contra los crímenes del franquismo al considerarnos unas más de tantas miles de víctimas de la represión franquista.

Anuncios

33 comentarios en “RESUMEN TALLER “NIÑAS RECLUÍDAS EN EL PREVENTORIO INFANTIL DOCTOR MURILLO DE GUADARRAMA””

    1. yo estuve en el preventorio de Guadarrama entre febrero y mayo de 1967 en la sala amarilla en la cama 54 .para nada coincido con lo que se resume aquí yo siendo de las mayores nunca fuy fotografiada en las duchas ni apartada para talfin ,nos duchavamos las¡ ultimas pero porque antes ayudavamos a duchar a las pequeñas ,CON AGUA FRIA pero no a empujones .todo transcurría dentro de una seria disciplina lógica teniendo en cuenta que eramos 400 chicas casi todas muy pequeñas ,pero esos horrores que se cuentan yo no los vivi ni los presencie .hablan de la sala amarilla como la sala de los horrores yo estuve allí estvan decuidadoras la sta paquita y la sta engracia eran distintas de carácter pero yo no vi malos tratos entonces los castigos eran escrbir 50 veces no lo volveré a hacer ,yo al capellan solo lo vi en misa los domingos y otro hombre yo no vi por allí solo el fotógrafo en el patio en presencia de todo el personal ,y el dueño de la tiendecilla que tampoco vi fuera de ella y allí ivamos en grupillos .ami vacunas el primer mes un dia ala semana y algunas conocidas por las campañas de mi colegio .con todo mi respeto creo que las pequeñas no recuerdan mucho lo han ido adactando con el paso de los años .eh visto muchos comentarios en diferentes sitos y puedo saegrar que algunas no estuvieron allí por cosas que cuentan que allí no esistian ,yo tendrá que extenderme mucho para detallar mi experiencia allí y no lo hare pero me gustaría que no se tomara esto ala ligera ni se juzgara por lo que dicen unas pocas porque l por allí pasamos mas de 50000
      chicas y los testimonios son poco y contra dictorios en algunos casos y casi nunca vividos enprimera persona .yo se que no gustan testimonios como el mio pero si se busca justicia hay oírlos todos

      1. estoy de acuerdo contigo Maria yo no ve nada de los abusos que dicen y el Capellan cuando yo estuve Don Lauro era untisociable no hablaba con nadie solo le veiamos durante el Rosario de lejos en el patio andando y en Misa , habia disciplina pero tambien lo habia en los colegios , no me creo lo de las quemaduras , la cera y llas fotografias en las duchas , no habia hombres alrededor nuestro en ningun tiempo

      2. estoy de acuerdo comtigo yo estuve 3 veces y NUNCA vi que que quemaran el culo a las que se meaban eso es mentira con todo mis respetos para las que lo dicen y el cura cuando yo estuve era el mismo que el que dicen que molesto a una chica solo etava para dar misa y rezar el Rosario hay que dar justicia a los que no estan muertos

  1. Un saludo: Recientemente encontré un Post, donde salen unos videos de unas mujeres que cuentan su horrible experiencia. Así que, allí escribí una parte de mis recuerdos en lo que, por esas fechas (finales de los años 60 ó principios de los 70) se llamaban Colonias.
    Estuve, junto con mi hermana pequeña, unos pocos días en la Colonía de Guadarrama (como fue hace muchos años y eramos pequeñas, me cuesta recordar ciertas cosas tales como: el Pabellón que nos tocó creo era el Rojo y que, según el color del mismo, teníamos que llevar una cinta del mismo color en el pelo pero, creo que el Rojo tenía la cinta blanca; aunque, a veces pienso si no sería al revés: Pabellón Blanco con cinta roja. La cosa es que, otras niñas que estaban en otro Pabellones de otros colores: Azul, Malva, etc., a ellas si les correspondía el color de la cinta del pelo con el del nombre de su Pabellón.

    A nosotras no nos cortaron el pelo, ni nos echaron ningún tipo de polvo por la cabeza y el cuerpo (tapándonos con una toalla). Eso si, recuerdo perfectamente que, en el patio, se hacia una cola y las niñas iban pasando a revisión de cabeza y pelo: Las que estaban plagadas de piojos eran rapadas -me horrorizaba pensar que podrían raparme el pelo porque, en mi casa era tradición que las mujeres llevásemos pelo muy largo-. También recuerdo lo que cuentan de las duchas: todas desnuditas en fila, nos enjabonaban la cabeza con jabón tipo lagarto y el cuerpo con el típico estropajo. No recuerpo a ningún hombre dentro del Pabellón ni de los servicios ni duchas.

    Al llegar nos quitaron todas nuestras pertenencias y equipaje y fue metido en un arcón que había a los pies de la cama. Nos tocó dormir en un arco donde había 3 camas (ocupamos sólo 2 de las camas, quedando libre la tercera).

    A la hora de la siesta y por las noches, no dejaban levantarse bajo ningún concepto. Y quienes, por casual querían orinar, etc., eran castigadas. De ahí que, eran bastantes las niñas que se orinaban encima y, después, eran objeto de castigos y burlas.

    Las cenas no las recuerdo. Si recuerdo alguna comida y, recuerdo perfectamente los desayunos: Aunque la leche tenía un sabor extraño (sería de polvo y yo estaba acostumbrada a la leche fresca), si que me la bebía. De hecho me bebía mi vaso y el de una niña muy gordita que estaba sentada enfrente y a ella no le gustaba, Por ello, hacíamos, con mucho disimulo un intercambio en el que yo tomaba su leche y ella tomaba mi plato de papilla -que recuerdo, era una papilla de harina tostada, que me resultaba repelente su mal sabor pero, a ella la gustaba-. Y recuerdo que una niña que estaba sentada a mi derecha, vomitó y la señorita le hizo comerse vomito que recogió con la cuchara -fue horrible y, de verlo, casi vomité-. También recuerdo vagamente que una niña vomitó alubias blancas un día en la comida y la señorita también la obligó a comer el vómito-.

    La leche nos la ponían fría y sin azúcar pero yo estaba acostumbrada a tomar en casa la leche sola, ó con azúcar ó colacao indistintamente. Y la papilla tampoco estaba azucarada -por eso su sabor me resultaba malo ya que, cuando en casa nos habían dado papillas de harina refinada de trigo ó de maíz, siempre eran dulzonas y suaves (así que supongo que esa harina oscura debía ser integral, ó de avena ´ y sin nada de azúcar).

    Aunque a nosotras no nos castigaron. Bueno, tan sólo a mi una vez, por hablar y reir durante la siesta: El castigo consistió en una serie de fritos y frases amenazantes e intimidantes y en que pasara debajo de una mesa camilla, en el suelo, el tiempo de lo que quedaba de siesta (allí estaban sentadas 2 señoritas, a las que veíamos las piernas y que, recuerdo que una de ellas era de pelo castaño clarito ó rubio oscuro, joven y no era fea pero estaba como amargada y trataba mal a las niñas.

    Recuerdo que el trato a las niñas, por parte de las señoritas y señoras cuidadoras era brutal: gritos, amenazas, palizas y castigos. Y también recuerdo que allí había una serie de niñas mayores, algunas podrían tener de 13 a 14 y 15 años, que eran malísimas y actuaban de colaboradoras con el personal. Y solian ser las que repartían las bragas y cintas -unas bragas de tela blanca blanca de hilo, muy anchas, que iban agarradas a la cintura con una cinta que teníamos que meter con un imperdible-. Y esas niñas, eran las que ridiculizaban a las que se habían orinado, ó entregaban las bragas usadas con alguna mancha, etc, así como que, pegaban e insultaban y robaban a las pequeñas.

    Me resultaba evidente que, muchas de esas chicas mayores, conocían de sobra el lugar y tenían confianza con el personal ya que, en esas Colonias había niñas que repetían ir durante años.

    Nosotras sólo fuimos a pasar unas cortas vacaciones y, tras sacar yo una carta fuera -porque se la di por la valla del patio a una pareja de transeúntes que pasaron por allí, mi madre que recibió la carta relatando los horrores que estaba viendo, etc. vino inmediatamente y nos sacó de allí -tuvo una fuerte discusión con una señora rubia que iba vestida sin uniforme y debía ser la Directora, y que bajó por unas escaleras hacía el hall de la entrada, gritando y amenzando a mi madre).

    Por otra parte, aunque confirmo que lo dicho por otras mujeres, sobre los malos tratos es cierto -porque lo vi, aunque prácticamente, salvo el castigo relatado antes, no los padecí-, no comparto lo de que dicen que a todas las cortaban el pelo, o que al llegar nos rociaban de polvos, ó estancias sucias ya que, cortaban el pelo sólo a algunas niñas y las ropas, aunque fueran viejas, y las sabanas, etc., los suelos, etc. estaban limpios.

    Creo que, entre los diferentes relatos, se entremezclan relatos de fechas y épocas diferentes y, personalmente, creo que esos Centros que surgieron como preventorios y así funcionaron al principio, llegados los años 60 y con la tuberculosis ya más controlada y mejor tratada, terminaron desmantelados y siendo utilizados como Colonias Vacacionales y Centros de Internado para niñas que, en su mayoría, provenían se familias muy pobres, de gente que vivía en la miseria, pasando hambre y plagados de piojos y, por eso, había allí muchas niñas que pasaban temporadas largas en régimen de internado, y que repetían estancias año tras año, y que estaban familiarizadas y encantadas con ese sitio en el que, por mala que fuera la comida, comían más y mejor que en casa y, en cuanto a los malos tratos por gritos, amenzadas, palizas y castigos, ellas lo verían como algo normal porque, con la educación generalizada de esas épocas, era algo habitual en ciertos ambientes, el que los hombres pegaran a sus esposas e hijos (en mi barrio, en la zona de las casitas bajas, no era el primer caso de niñas que sus padres las pegaban con la correa), etc. cosas a las que yo no estaba acostumbrada.

    1. Muchas gracias por tu comentario.Hubo muchos internados de monjas que se corresponden a lo que tu cuentas, ni más ni menos.Vuestros comentarios se acercan más a la verdad que lo que cuentas estas señoras que no dan prácticamente datos.En los comentarios estáis aclarando mucho las cosas.Gracias otra vez Maria Josefa.

  2. Sea como fuere y, aunque la verdad de lo sucedido tiene que salir a relucir y que, ciertamente, en esa época existieron malos tratos verbales y físicos, y que ello lo fué en Instituciones varias (que yo califico de tortura), no soy partidaria de que se tergiversen ó exageren cosas. Lo que fué, debe quedar reflejado tal y como fué realmente y aquí creo se da el caso de niñas donde los recuerdos pueden estar diezmados por el paso del tiempo ó interpuestos por estancias en unos y otros Colegios, Internados, etc.
    No obstante, insisto en el hecho de que: malos tratos físicos y verbales si que se daban, pues ese recuerdo lo tengo muy fijado. De hecho, no sólo en los tales Preventorios ó Colonias, sino también en los Colegios normales.
    Recientemente vi una fotografía antigua: Una estancia grande llena de camas en el pasillo central y unos arcos a la derecha, donde también había camas. Y recuerdo vagamente que el Pabellón Rojo ó Blanco (el que antes cuento que no acabo de recordar el color del Pabellón y que el color de la cinta del pelo era el único cuyo color no concordaba con el del Pabellón), era similar a esa foto pero, no había tanto hacinamiento de camas. Recuerdo camas dentro de los arcos pero, fuera, lo recuerdo como vacío y, donde lo que había era una mesa camilla donde solían sentarse una ó dos señoritas vestidas de forma similar a enfermeras. Dichas señoritas solían pasarse el tiempo de la siesta recorriendo toda la estancia, andando de arriba a abajo, a fin de que las niñas hicieran siesta obligadamente y no hablaran. Y, por la noche, igual, aunque ellas se sentaban a veces y se quedaban adormiladas -de hecho, una noche en que la señorita que andaba danzando por ahí, se quedó dormida, aproveché a salir de la cama y fui a orinar (me viene el recuerdo de que, enfrente de la zona donde estaban nuestras camas, había una puerta con cristal tallado opaco, que dejaba traslucir durante la noche la luz encendida, y que era el Servicio; así como que, recuerdo el olor de humedad y jabón (tipo lagarto pero, no ese perfume más fino, sino del habitual que se vendía por trozos en las tiendas. Y que, era en ese mismo Servicio donde nos tocaba ducharnos -no recuerdo que cuando nos duchábamos nos trasladaran a otro lugar a unos sótanos-. Lo que si que recuerdo de unos sótanos es un antiguo lavadero de pilones grandes (aunque no puedo precisar si corresponden a la Colonia de Guadarrama ó a un Colegio de Monjas donde estuvimos una corta temporada en que mi madre fué operada, y que allí, en ese Internado de Monjas, se comía bastante bien, el trato era bueno y nos sacaron de excursión por el campo; todo ello, aparte de los típicos rezos y rosario).
    En la Colonia Guadarrama, no sólo torturaban las señoritas cuidadoras, sino que también había una serie de niñas de las mayores, que solían actuar empandilladas para agredir y robar a otras y que, algunas de ellas actuaban como confidentes y colaboradoras con el personal. De ahí que, esas niñas eran las que solían contar a las nuevas, historias terroríficas sobre que allí había un ogro con cadenas, que andaba por los pasillos por la noche y que se comía a la gente, que se había comido a niñas, que había cadáveres y huesos de las que se había comido, y que vivía en un edificio que parecía como abandonado en otra zona del patio y que había allí enterrado un tesoro (en el patio, había una zona donde el personal no nos dejaban acercarnos y en esa zona había como escombros de obra y, pasados los escombros, estaba el edificio donde supuestamente vivía el ogro.
    Recuerdo las colas de niñas en el patio donde, sacaban sangre y a algunas las pinchaban. No se si a todas las inyectadas les ponían lo mismo pero, creo que era algo que solían inyectar a las niñas con anemía ó que comían mal (hígado ó hierro lo llamaban). No recuerdo que a mi me inyectaran nada de eso, tan sólo que me sacaron sangre.

  3. la verdad que no eran unas vacaciones pues para mi era una tortura ir a Guadarrama como lo llamabamos pero no era tan mal como lo ponen si pensamos que eran unos tiempos donde nos asustaban ver a un guardia civil y donde solo las miradas de los mayores te imponian miedo , el Preventorio no era para muchas como lo ponen otras , yo nunca vi comer el vomitado nunca vi quemaduras y no recuerdo que me sacaran sangre pero las primeras semanas eran vacunas casi todos los dias despues del primer mes se reducian a una o dos pero si recuerdo que nos pesaban todos los meses , cuando yo fui la segunda vez habia una chica en la sala azul que llego conmigo en el autobus de Manuel Mellado que era puro hueso y su madre lloraba cuando nos ibamos ahora la veo como que tenia problemas mas profundos ,y el Preventorio no hubiera podido ayudarla de ninguna forma ella lloraba todo el tiempo , no queria comer y ella misma se hacia vomitar y oi un dia a una cuidadora amenazarla a que si vomitaba se lo harian comer pero yo nunca lo vi esta chica lloraba y lloraba no la gustaba la comida pero creo que sus padres la sacaron a la segunda visita pues creo que intento matarse con un tenedor , la verdad que se puede escribir un libro bueno muchos libros porque cada una lo ha vivido de manera diferente y lo mas que leo de ese sitio lo mas que recuerdo

  4. Sigo (rogando disculpéis mi intromisión, pero son varios los recuerdos y los voy poniendo según me vienen):
    He leído diferentes escritos donde hablan sobre velas y quemaduras. Y deseo informar que no recuerdo que las cuidadoras quemasen a nadie -bofetones, gritos, castigos y lo de hacer comer el vomito en desayuno y comida si que lo recuerdo perfectamente (de hecho, el verlo me produjo a mi ganas de vomitar y me dieron arcadas pero, no sé por qué razón, no podía apartar mi vista de espectáculo tan horrible) PERO, REPITO QUE DE QUEMAR A LA GENTE NADA DE NADA. Y lo recalco porque, aunque no recuerdo por qué razón en el Pabellón había una vela encendida en la mesa camilla -si sería porque la luz se había ido ó porque la encenderían de noche para no encender la luz del dormitorio ó que se yo-, la cosa es que si que recuerdo que algunas niñas jugaban con la vela y se echaban gotitas. Y como yo, aunque conocía las velas y, a veces, en casa y en vacaciones que hacíamos en un pueblo, las habíamos utilizado por cortes de luz, nunca se me había ocurrido verterme el liquido chorreante. Una de las niñas comentaba que “no quemaba” y, tengo un vaguísimo recuerdo de que una de las señoritas andaba en el ajo con el jueguecito de la vela.

    Tengo interés en que alguien me aclare lo del color del Pabellón donde estuvimos, porque me sentía molesta con el hecho de que nosotras llevásemos una cinta de un color que no correspondía con el del Pabellón (pues repito que tengo confusionismo con el rojo y el blanco). De hecho, mi hermana, que tenía ojos azules, le hubiera gustado, según decía el Azul, con cinta color azul, que hacía juego con el color de sus ojos (cosa de niñas, claro).

    1. yo estuve tres veces en el19 63,65,67 , con 8,10,12 , podias ir con 12 y cumplir 13 alli pero no podias ir con 13 cumplidos despues creo que cambio y lo que preguntas de las Cintas era para separarnos mas facil yo estuve en la sala blanca con los arcos que tu describes y era la cinta roja creo que era para que la cinta no se manchara tanto (yo Creo, no se ) y tambien estuve en la sala Azul con las Cintas y las colchas con algo Azul las salas eran de colores Azul y el comedor grande estava enfrente la siguiente planta era la rosa y verde y la amarilla y morada estava encima y la sala blanca estava en la guardilla por eso tenia los arcos porque el techo no era plano y era la sala mas pequeya yo recuerdo que habian turnos de noche y la cuidadora de guardia de noche que se paseaba por las salas y levantaba a las que habian dejado la gabeta arriba que era la nota para las que se tenian que levanter por la noche hacer pis , ( no levantaba a todas como he leido ) llevaba una linterna encendida en la mano todo estava oscuro en la sala solo la luz del lavabo estava encendida , llevaba una capa Azul pues todavia hacia frio por la noche y cuando veiamos que venia nos haciamos las dormidas, pero solo podiamos levantarnos y hacer r pis si ella estaba alli por eso ella se paseaba por todas las salas para que todas estuvierasmos en la cama y si que te daba unos azotes si te veia levantada eso si lo he visto yo

      1. A Margarita: Gracias por contestar mi pregunta de los colores de los Pabellones.
        Y que veo que recuerdas hasta la ubicación de los diferentes Pabellones. Cosa que, yo ni recuerdo donde se ubicaba el mío. Además, en cuanto al resto de Salas, tampoco recuerdo si las llegué a ver. Eso si, recuerdo a niñas en el patio que llevaban las cintas de diferentes colores en el pelo. Y si que recuerdo que las colchas de las camas donde dormíamos, al menos la de mi hermana, la mía y la de la cama que estaba libre a mi derecha, eran iguales: eran estámpadas e iban bordeadas con una cenefa de color tirando a rojo burdeos, que era el color más dominante del estámpado y el fondo, más que blanco, lo recuerdo de color ocre clarito -francamente, parece una tontería lo de los colores pero, es algo que en algunos momentos de mi vida, me venía a la cabeza y, no acabo de tener certeza de si nuestra cinta era blanca ó roja (es más, tengo una cierta fobía al color blanco y más en ropa interior).
        He leído por ahí que, en las duchas nos secaban con la misma toalla pero, me viene a la memoría que cada cual tenía una toallíta propia, que dejábamos a los pies de la cama. Y, al igual que tu indicas, no recuerdo que nos levantarán a todas de noche para ir al servicio. Y, a la hora de la siesta, no dejaban levantarse al bater; así que, un día en que no me aguantaba, me levanté y oriné en el suelo, entre la pared y la cama que estaba libre a mi derecha.
        A ver si alguien recuerda que, por la noche cuando ya estábamos acostadas, sonaba por fuera de la sala como un ruido de arrastrar algo metálico -algunas chicas decían que se trataba del ogro que arrastraba las cadenas al andar-.

    2. Hola María Josefa:

      Después de leer varios comentarios sobre este tema que me ha impresionado mucho, te diré que yo estuve en el año 64 y 65. Pero no estuve en el Preventorio, estuve frente a el, ya más metido en el pueblo; antes de salir andando a la carretera. Era un colegio de monjas, no sé de qué orden, y creo que sigue siéndolo. O colegio público.
      Sigo yendo mucho por allí a comer al pueblo, o de paso a otros pueblos de la sierra.
      Te diré, que saliendo a pasear o al río, donde nos sacaban las monjas, siempre pasábamos por delante y en dos ocasiones fuimos de visita. No puedo decirte a qué. Sería que las monjas tenían amistad o algo para ir.
      Si sabía que cada habitación era de un color porque lo dijeron las chicas en el breve tiempo que estábamos de visita.
      Mi colegio es uno de verjas o puertas de hierro negro que hace chaflán.
      Yo no comía mal, pero dado lo pequeña que era, había comidas que me daban asco y me las hacían comer.
      La siesta, las noches de silencio los castigos, los rezos y lloros por mi parte, eran de diario. Éramos muy pequeñas para tal recogimiento, ellas eligieron esa vida. Nosotras éramos niñas pequeñas.Estuve en los dos veranos que fui, un mes en total.

      Yo era cría y necesitaba a mi madre, pero ella lo hacía por mi bien, como todas lo hicieron, por nuestro bien, dado el hambre y miseria que se pasaba en ésas épocas, para que respirara en la naturaleza jugara y comiera mejor, ya que ella trabajaba como una mula y no tuvo vacaciones hasta que yo fui mayor y la vida cambió bastante.
      Lo pasé muy mal, porque en el mes si iba una vez a verme, y al irse me tiraba al suelo llorando para irme con ella, le decían que no viniera más, para que yo no diera la lata luego.
      Era un mes de rezos, silencios, castigos en cuando hablabas o hacías algo mal, tenía miedo siempre. Me orinaba del estrés y miedo alguna noche, y tan pequeña, con 9 años, le daba la vuelta al colchón para que no lo vieran, ya que nos teníamos que hacer las camas y limpiar el suelo entre todas.

      Me quitaban las galletas que me traía mi madre, otras chicas las escondían. Una diadema y cosas que me compraba mi madre cuando iba, y ya no las vi más. Es una tontería, pero de cría es algo de unión con tu casa ; lo que te traía tu madre de casa y de mi abuela, no sé… no sé debe hacer eso con niñas que están despertando a la vida.
      Me puse mala por una caminata bajo el sol sin darnos agua. Bebí de un pilón de vacas, y cogí tal fiebre y dolor de tripa, que pasé muchos días en cama, y el médico que venía de visita y a pincharme. Sería una infección fuerte, pero pudo costarme la vida. No me dejaron que avisara a mi madre porque decían que la preocuparía, y que no lo contara. La verdad, sufrí bastante.

      Te cuento ésto, y lloro porque mi pobre madre ya no está conmigo. Ella aunque yo lo contaba lo mal que lo pasaba, lo tomaba como cosas de niña, y ella también lo pasaba mal y se iba llorando cuando me visitaba . Pero en mi casa entonces no lo pasábamos bien. Y ahora de mayor lo entiendo, y seguro que en las mismas circunstancias hubiera hecho lo mismo.

      Sería muy largo de contar, solo quise exponer un poco mis recuerdos, y saber que alguien más que yo, también lo pasó mal

      Para terminar te diré lo del color de tu habitación y la cinta. En esa época dura, muchas niñas que íbamos allí, la mayoría pobre e hijas de los perdedores de la guerra.
      Decir que la habitación era roja ( por lo de rojos), estaba prohibido. Se llamaba habitación o sala blanca, y la cinta en color blanco, del cual igual manera. Ésto que te digo lo han contado crías de allí. Asi que, así te lo trasmito.
      Ha sido doloroso recordar, pero hay cosas que tienen que salir.

      Un saludo grande para todas las mujeres que como yo, pasamos por éstas vivencias, para algunas leves o buenas, y para otras, malas.

      Abrazos

  5. Maria Josefa por mucho tiempo he tenido toda la estancia del preventorio cerrado ni a mi madre la dije lo triste que estava cuando llegaba el tiempo de marcharme la segunda y tercera vez , pero cuando empezaron a hablar y salir en tv las experiencias de otras chicas que estuvieron es cuando lo volvi a revivir y empezar a recorder mas y mas cuando yo fui la ultima vez yo era una se las mayores y como sabia como funcionaba no me metia en lios era lo que se decia una chica buena ,,, yo nunca abuse o maltrate o asuste a nadie ayudaba en las duchas a las mas pequenitas dandola las bragas (calzones como los llamabamos ) y el vestido , las cuidadoras las secaban con su toalla individual me acuerdo de eso por que las mas mayores nos tapabamos el frente con la toalla pues no daba a mas, nos duchaban por la edad que teniamos y yo era una de las ultimas o me hacia hacer una de las ultimas pues tenia un poco de pecho y me daba mucha verguenza estar desnuda , yo nunca he visto a ningun hombre alli hacienda fotos como he escuchado o mirando

  6. A Margarita: Pues desde el principio tuve un brote fuguista. Me obsesioné con escapar de allí a toda costa. Y como lo veía complicado porque mi hermana pequeña estaba conmigo y también me sentía obligada a cuidarla, desistí. Y me dediqué a escribir una serie de cartas a mi familia pero, como había que darlas abiertas y sospechaba que las leerían, resultaba que no me atrevia a poner todo claramente y, lo que hice es poner frases repetitivas: mamá ven, que vengáis, venir, etc., Y, consegui que saliera una carta fuera sin control: Junto a la valla pasó andando una pareja (un hombre y una mujer). Así que mientras las otras cartas que recibieron estaban llenas de tachones (mi madre me dijo que, lo de los tachones la resultó sospechoso), y la última sin tachones y pidiendo auxilio de que vinieran y nos sacaran de allí.
    Volviendo a lo de la vela, creo que algunas tenemos el recuerdo de la vela porque igual, en lugar de utilizar linterna por la noche, utilizaran vela.
    Tras está experiencia, creo que cogí fobias: al color blanco en ropa interior, a los uniformes, enfermeras, médicos, a lo institucional, etc. De hecho, no podía ni estar en un Colegio público grande normal de Barrio y terminé mis estudios de EGB en Colegios Privados, tipo Academias pequeñas.

  7. Nota: A ver si os puedo poner aquí las intervenciones que he tenido en otro Blog, donde también cuentan cosas sobre la Colonia de Guadarrama, que también llaman Preventorio Dr. Murillo.
    No sé si este Blog y el otro donde estoy participando son de grupos afines ó contrarios. No obstante, me da igual un grupo que otro. Sólo deseo que salga a relucir la verdad. Y me limito a poner mis recuerdos -siendo consciente que, por haber sido una niña pequeña y por el paso de tantos años.
    A ver si sale lo que he copiado de mis intervenciones en otro Blog:
    María Josefa

    Publicado 15 septiembre, 2014 en 8:21 PM

    Un saludo: Mi hermana y yo -nacidas en 1961 y 1960 respectivamente- estuvimos una corta temporada de verano en la llamada Colonia de Guadarrama -que no fuimos allí como preventorio antituberculoso-. No recuerdo bien el año, sería sobre final de los 60 ó principios de los 70. Se trataba de unas vacaciones que, creo recordar, no llegaban a un mes (creo eran 15 ó 20 días).
    Me acuerdo perfectamente que, los niños y niñas de las familias más pobres del barrio siempre querían ir a las Colonias de Verano ya que, por mala que fuera la comida -que, para mi gusto lo era- pues comían mejor que en su casa mientras, por contra, nosotras estábamos acostumbradas a veranear todos los años con nuestros padres y ese tal veraneo fue un horror y más, cuando aparte de que nos iba ese ambiente de internado, ni estar uniformadas sin poder utilizar nuestra propia ropa, ni la comida, etc.
    Yo lo pasé fatal y, como escribi varias cartas a mi madre ya que, ni me gustaba la comida que ponían allí, las señoritas imnponían castigos a los que yo no estaba acostumbrada y una serie de cosas que no me gustaban: se hacían colas en el patio para despiojar a quienes iban plagados de piojos y les cortaban el pelo y, nos sacaban sangre -ahora de adulta soy consciente de que, en esas épocas en que hubo tanta miseria y tuberculosis, ese procedimiento sería normal pero, yo no estaba acostumbrada a tales cosas.
    Simplemente nos apuntaron allí a veranear porque un familiar se lo recomendó a mis padres dado que, ellos se ve que estaban acostumbrados y les gustaban esas cosas.
    Como yo consegui sacar, de forma inmediata, una carta sin que me la tacharan fuera -pues se la dí por la valla del patio a una pareja de señores que pasaron andando por allí y contando que la comida estaba malísima y que no estaba a gusto. Así que mi madre, se personó junto con mi abuelo y nos sacó de allí antes de terminar el plazo. De hecho tuvo una discusión fuerte y violenta con una señora rubia que creo era la Directora.
    No obstante lo mal que yo estuve en ese lugar, no sé en otras épocas anteriores como sería la cosa, pero cuando yo estuve allí, la inmensa mayoría de las niñas estaban encantadas y provenían de familias que repetían apuntarlas año tras año a esas Colonias. Nosotras no volvimos a ir más. Además, lo pasé fatal y no sólo por el trato excesivamente rudo de las señoritas que nos cuidaban, sino también porque muchas de las niñas que había allí eran malas de comportamiento y abusonas (robos, peleas, etc.).

    Tu valoración: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. Nota: Aquí copio el segundo escrito que puse en el otro Blog:
    María Josefa

    Publicado 17 septiembre, 2014 en 5:39 PM

    Parece ya sale lo escrito.

    Que no se si la Colonia de Guadarrama de la que yo escribi antes, es el mismo sitio llamado Preventorio.

    Aunque yo sólo fui castigada una vez por hablar y reir durante la siesta (el castigo fué estar debajo de la mesa camilla donde se sentaban las señoritas que nos cuidaban, si confirmo que allí los castigos y malos tratos físicos y verbales eran habituales -como lo eran en los Colegios normales durante la dictadura-.

    Recuerdo durante un desayuno en que vomitó una niña que estaba a nuestra derecha y vino una señorita y la agarró del pelo y la metió obligadamente el vomito a cucharadas (yo casi vomité de verlo).
    Bueno, ya os contaré algo más que recuerde, no sea que por escribir tanto, no entre.

  9. Nota: Aquí os pongo el tercer escrito que puse en el otro Blog, no sin antes señalar que, en mis intervenciones en el otro Blog de unas señoras que denuncian por video y que informan que están personadas en una denuncia en Argentina, me dio la impresión de que con mis escritos, la líder que me contesta, parece estar un poco a la defensiva.

    Aquí copio mi intervención: María Josefa

    Publicado 19 septiembre, 2014 en 4:41 PM

    Un saludo:

    El trato que Vds. relatan -ni lo he negado, ni lo tengo como normal-. No obstante, debo insistir en el hecho de que los métodos torturantes que se utilizaban en la llamada Colonia de Guadarrama son los mismos que se utilizaban en los Colegios. Y es el mismo sitio (sólo que llamado de forma diferente ya que, lo de los Preventorios era un nombre que, a esas alturas, no debía utilizarse (a finales de los 60 y primera mitad de los 70, se hablaba de ir a las Colonias, donde el grueso principal de niñas que iban eran de familias pobres pero, inconceviblemente, cercanos a la Falange (y recomendados por curas y asistentas sociales).
    Recuedo que, en la Calle Goya de Madrid estaba el Patronato Antituberculoso y que, por Guadarrama había un Hospital donde ingresaba la gente afectada por tuberculosis, con lo cual creo que a raíz de que las tuberculosis estaba ya más controlada, alguno de esos Centros debió de ser utilizado como Colnias de Verano (eso si, que algunas niñas enviadas por Falangistas,Curas y Asistntas Sociales, pasaban allí periodos más largos.

  10. A MARGARITA: Un saludo. En primer lugar -y como has expuesto que ayudabas al reparto de las bragas a las más pequeñas-, deseo que no te sientas aludida en cuanto a que menciono que había chicas mayores que eran malas -no recuerdo ni los nombres de las chicas, ni de las señoritas y, la verdad, todas, todas, NO eran malas-.
    En segundo lugar, te pongo el enlace del Grupo de Facebook -en el que yo no entraré porque no estoy registrada en Facebook (creo que debe ser un grupo cercano a Izquierda Unida).

  11. Maria Josefa no me ofendistes en nada, se que tambien habia chicas malas y cuidadoras malas sin paciencia , pero yo nunca he visto esas barbaridades que cuentan de abusos sexuales y perros atacando y quemando partes del cuerpo y asi es como lo digo , yo nunca mandaria a mis hijos aun sitio asi , pero las necesidades en los 60’s eran grandes y mucha ignorancia las cuidadoras no estaban preparadas inteligentemente para educar y eso es lo que eran cuidadoras chicas muy jovenes que venian de pueblos a trabajar no se podia pedir peras a un roble , nuestros padres hacia lo que podian para sobrevivir

    Lo del enlace de Facebook yo no entro pues lei los comentarios y lo comparan con el HOlOCAUSTO y para mi es una falta de respecto para la gente que estuvo en los campos de concentracion (y no hay ninguna comparacion )y si no estas contando como ellas lo ven estas en contra de “ELLAS” si son de Izquierda unidas entre ellas con una mente muy cerrada y viviendo en su nube . como asi lo vi en un programa de television , la mujer que decia lo del cura se la veia forzada por la presentadora para decir algo sensacional para subir la audiencia , pero creo que la gente no la creyo porque no se hablo mucho de ello o del preventorio no tienen nombres o datos o testigos solo un grupo de mujeres que estuvieron alli

    Supongo que cada una tiene su historia y yo cuento la mia como la vivi en mi estancia alli ,

  12. Si me disculpáis, me di cuenta que antes no entró el enlace del Grupo que hay en fascebook (es un Grupo cerrado). Yo no entraré en Facebook porque no estoy registrada en esa red social.
    A ver si entra el enlace:
    https://www.facebook.com/groups/preventorioinfantil

    A Margarita: No me gustaban los métodos utilizados durante el Régimen Franquista. Soy totalmente consciente de que padecimos una Dictadura Politico, Militar, Policial y Religiosa que nos impedía desarrollar ciertas libertades. No obstante, comparto tu criterio sobre lo del Holocausto: Tildar esas Colonias de Holocausto, me parece una exageración y -aunque impartir disciplinas por el método de las amenazas, insultos, burlas, azotar, etc. y lo de que, ciertas señoras que eran unas brutas analfabetas funcionales y fascistas, dieran a las niñas que vomitaban el vomito, me parece todo una salvajada pero el Holocausto que se dio en Europa por parte de los Nazis, dista bastante de lo de las Colonias ó los Preventorios en el Estado Español-. En las Colonias no se afixió a nadie con gases, no se asesinó a la gente y no se les mato de hambre. Es más, recuerdo perfectamente que, la mayor parte de las niñas comían allí con gusto –eramos una minoría las que no nos gustaba la comida-.

  13. Hola, comentando con una amiga salio el tema del preventorio, me dijo toda las cosas que se decían, yo estuve en la sala verde, creo que era el segundo piso, estaba la sala verde azul amarilla y la blanca que estaba en el ultimo piso, teníamos dos comedores uno mas grande y otro mas pequeño, estaba el patio central que tenia un árbol muy grande y las niñas no sentábamos al rededor y banco de piedra, luego estaba el patio de verano con mas arboles, y un edificio a medio construir, en cada arbol había como una virgen tipo capillita que correspondía a la salas, a mi me toco en el mes de mayo, y todas las tardes en ese patio nos sentábamos en el suelo y rezábamos a la virgen de mayo, una vez a la semana nos cortaban las uñas y recuerdo que si me hacian daño, y aprendi a mordermelas, yo tengo muchos recuerdos, de la papilla por la mañana, de los domingos que nos ponían como una torerita granate con un cuello blanco ibamos a misa, pero también recuerdo que nos daban churros despues, no fueron unas vacaciones, pero tampoco fue tan malo, los sábados ponían una pantalla y veíamos en el pabellon, de abajo, películas de Rocio dulcar y de Marisol, conoci a unas chicas que les llamaban las sevillanas, y su hermana estaba en la casita, yo no recuerdo tanto maltrato, si era algo severas, y te castigaban, recuerdo las duchas, y las bragas esas de telas con una cinta, nunca vi hombres , ni recuerdo tantos pinchazos, , tambien era verdad que iban niñas muy pequeñitas y lloraban y se hacían pipi, pero tanto tanto como dicen no… yo llevaba una faldiquera atada en la cintura debajo del vestido que me habia echo mi madre, y ahi metía el trocito de papel que me daban para mis necesidades que siempre lo pedia y lo guardaba para cuando tenia ganas, porque era poco y asi tenia mas.., recuerdo a la señorita Mari Carmen, a pilar y a la gobernanta de la noche,… no fue para tanto.. recordar que era la época del Franquismo, todo era así, no teníamos derecho a nada, solo obedecer a los gobernantes y a la puta iglesia… Siento decepcionaros, pero creo que en mi epoca no hubo tanto fue en el 69… Yo no me siento una victima, yo vivía en un barrio pobre y era la séptima de ocho hermanos, mi madre viuda, y pensó que así tenia unas vacaciones,,.. Pero todo eso que cuentan, yo no lo vi, no lo vivi… y tela, yo era de armas tomar.. que era una pequeña delicuente en potencia, me crie en los basureros de mi barrio, asi pues.. de aver visto eso no me hubiese quedado callada y me hubiese escapado por la parte de atras que había una puerta pequeña, y acostumbrada a saltar pronto hubiese dado dos zancadas y fueraaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s